Restauración de parquet

La madera con el paso del tiempo puede despegarse en algunos sitios, debido al trafico de personas, un impacto, o inclusive porque la cola con la cual el suelo ha sido encolado pierde sus características adhesivas. Además la exposición al sol del suelo a lo largo de muchos años provoca que la madera y el barniz pierdan su color natural y la veta ya no se aprecia tanto. Ante el contacto con agua, el parquet suele coger un color negro, sobre todo algunas zonas cercanas al radiador, tiestos, cocinas o baños.

El proceso de pulido de parquet forma parte de proceso de la restauración de suelo de parquet. Este proceso se entiende como la restauración de la madera y el barniz que la protege.

El proceso de pulido de parquet es conocido también como acuchillado de parquet o lijado es la técnica más popular y la más utilizada para restaurar los suelos de parquet. Este proceso se puede aplicar únicamente para los parquets de madera maciza, ya que los modernos parquets flotantes no se pueden rebajar. Con este procedimiento renovaremos el aspecto de nuestro suelo, eliminando golpes, arañazos, y al barnizarlo conseguiremos el brillo perdido. El pulido de parquet se hace utilizando máquinas pulidoras. Este tipo de máquinas suelen ser muy costosas para la compra, no obstante se pueden alquilar en las tiendas especializadas. Debido a que el proceso de pulido de parquet es complicado y requiere experiencia, siempre es más recomendable recurrir a los pulidores profesionales de suelos parquet. Una máquina pulidora mal nivelada u un uso inexperto de la máquina pulidora pueden provocar daños importantes en su suelo de parquet.

El proceso de pulido de parquet debería de ser llevado a cabo por un experto pulidor de suelos de parquet debido a su complejidad. El proceso consiste en varias pasadas de la máquina pulidora sobre la superficie restaurada. Se requieren como mínimo tres pasadas con tres tipos de material abrasivo. Se utilizan bandas abrasivas de varios gramajes, empezando por la más banda gruesa, y terminando por la más fina. Es importante respetar la dirección de pulido: la primera pasada que levantará la capa de barniz y ceras la haremos en diagonal respecto al sentido de las lamas de parquet. La segunda pasada hecha nos abrirá el poro del parquet y la efectuaremos con una banda abrasiva de gramaje inferior la efectuaremos también en diagonal a las lamas, pero en el sentido opuesto. Finalmente, la última pasada la haremos con el gramaje más fino y directamente, en el sentido de las lamas.

Debemos de tener mucho cuidado con el tiempo de pulido, ya que una pausa demasiado larga en el mismo lugar con la máquina pulidora encendida nos puede producir un agujero en este lugar, daño que solamente podremos reparar sustituyendo las lamas dañadas por otras, nuevas. Asimismo en el caso de las tablillas pequeñas debemos tener mucho cuidado, ya que un uso inadecuado de la maquina pulidora nos puede provocar que se arranquen las tablillas del suelo.La dirección correcta del lijado de parquet es muy importante en el proceso de restauración ya que con los lijados previos se persigue levantar las capas viejas de barniz y cera, abrir el poro de la madera y la superficie bien plana del suelo, y con el lijado de acabado se consigue su buen efecto visual y estético.

Es muy importante empezar a lijar moviendo la máquina nada más bajar el rodillo de lijado con la palanca correspondiente. La máquina debe estar siempre en movimiento durante los trabajos, en caso contrario podemos provocar daños irreparables en la madera. La velocidad de avance de la máquina debe ser lo más uniforme posible. La velocidad será mayor cuanto más fina sea la lija que estemos utilizando. También será mayor cuanto más blanda sea la madera a lijar.Una pista de lijado corresponde a un lijado hacia adelante y un lijado hacia atrás en la misma huella. El cambio de lijar hacia delante y lijar hacia atrás debe hacerse levantando justo antes el rodillo de lijado y buscando las zonas mas oscuras del local. Las pistas de lijado deben ser paralelas y superpuestas.

Se debe empezar con lija gruesa justo hasta que desaparezca la capa de barniz. Después se pasa la lija media hasta que desaparezcan los arañazos dejados por la lija gruesa, y por último se pasa la lija fina o de acabado hasta que desaparezcan igualmente los arañazos dejados por la lija anterior. El suelo debe ser aspirado perfectamente después de cada paso de trabajo.

A continuación se debe pasar la lijadora de orillas (orillera) por aquellos sitios a los que no haya podido acceder con la lijadora de tambor (principalmente la zona junto a la pared, esquinas, rincones, etc.). El funcionamiento de esta máquina es muy sencillo pues el poder de lijado no es excesivo, con lo que es difícil cometer errores (no obstante recomendamos que siempre recurra a los servicios de experimentados pulidores de parquet). Igual que en con lijadora de rodillo, la máquina debe estar siempre en movimiento durante los trabajos de lijado y se debe seguir una sucesión en la granulación de las lijas para un trabajo perfecto. Una vez que tengamos el suelo completamente lijado con un buen acabado deberemos pasar el aspirador con mucho cuidado para quitar completamente el polvo generado. Una vez el suelo esté completamente limpio de polvo y grasa y completamente seco, podemos proceder con el proceso del barnizado de parquet.

Posted in Consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *