¿Qué sabemos sobre el parquet?

El parquet es un pavimento altamente decorativo de madera. Principalmente para su elaboración se utiliza la madera de roble, encina, cerezo u oliva, pero también abundan otros tipos de madera, entre ellas muchas maderas tropicales.

La palabra “parquet” es de origen francés y define un tipo de pavimento de madera usado con fines ornamentales. Este tipo de suelo se comenzó a usar en el siglo XVII en los palacios y viviendas de los aristócratas y de la gente adinerada como contrapartida de suelos de alta categoría, tradicionalmente hechos con mármol u otro tipo de piedra. Los suelos de piedra requerían una constante atención de un pulidor de suelos, un constante fregado con agua y mantenimiento que finalmente terminaba por afectar el brillo de la piedra. Adicionalmente los suelos de piedra se caracterizan por su frialdad, y los suelos de parquet añadían este toque de calidez y color alegre que les diferenciaba de los distinguidos y monumentales suelos de piedra.

A lo largo de los siglos el parquet siempre era considerado como un pavimento de lujo y tradicionalmente no era accesible a todos los bolsillos. Su alto precio era debido a la complejidad de su instalación y al detalle que para su colocación se requerían varios días de trabajo de expertos instaladores de parquet. En sus principios el suelo de parquet era compuesto por tablillas de madera de varios tamaños, habitualmente en forma de mosaico. Debajo de las tablillas se construía con listones de madera un complejo y bastante complicado entramado de rastreles y soportes sobre los cuales se fijaban las tablillas de parquet. Las tablillas estaban fijadas a este soporte con cola o con clavos. La colocación de este tipo de suelo en requería un trabajo de los instaladores de parquet que se prolongaba durante varios días debido a su complejidad.

Hoy en día los suelos de parquet suelen estar formadas por unas láminas de parquet de gran formato que se suelen fijar a la superficie sin cola y sin clavos y las que un experto instalador de parquet es capaz de instalar en cuestión de pocas horas. En muchos casos la colocación de parquet modernos es tan sencilla que puede ser efectuada por una persona sin experiencia ninguna y sin necesidad de costosas herramientas profesionales. La ventaja añadida de suelo de parquet es su larga duración. Si el suelo pierde el brillo o su superficie se llena de arañazos, se agrieta, raya y deteriora con el paso del tiempo, el pavimento puede ser restaurado mediante el proceso de pulido, conocido también como acuchillado o lijado de parquet y su posterior pulidor de suelos barnizado. El tradicional suelo de parquet puede ser acuchillado, lijado y barnizado hasta un máximo de 4-5 veces (depende de tipo y grosor de la tabla).

Posted in Consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *